Skip to content
20/12/2010 / elingeniero1980

Cártel del Golfo: Juan García Abrego

Continuando con el conocimiento de los grupos que operan en nuestra región, el Cártel del Golfo, conocido originalmente como grupo de Matamoros, cártel de Tamaulipas,  comenzó a ser dirigido por Juan García Abrego en 1987, derivado del asesinato de Tomás Morlet.

Traslado de Juan García Abrego por agentes del FBI

Traslado de Juan García Abrego por agentes del FBI

Conocido con los apodos de “El mayor”, “El Perro Grande”, “El Ingeniero”, “Pie Raudo”,”El Paciente”, “El Señor“, “El Director” o “La Muñeca“, García Abrego, con el cobijo de su tío, dejó de ser un ladrón de automóviles y pasó a ser “El Barón del Golfo“, título de su corrido cantado por los Invasores de Nuevo León.

 
Nacido en el rancho “La Puerta“, en Matamoros, Tamaulipas, pero bautizado en el condado de La Paloma, al oeste de Brownsville, Texas, situación con la que se le señaló norteamericano y pudieron deportarlo a los Estados Unidos de Norteamérica, en donde se encuentra encerrado.

Es en el año de 1984 cuando empieza a tener reconocimiento dentro de la organización encabezada por su tío, uno de sus compañeros era Casimiro Espinoza Campo, alias “El Cacho”, a quien mandó matar en el interior de la clónica Raya, en Matamoros, en el lugar mataron a nueve personas que se encontraban en el lugar, pero no a su objetivo, ya que se salvó porque su hermana lo ocultó bajo la cama y ocupó su lugar en el lecho, donde fue asesinada por el comando. El narcotraficante fue trasladado al Hospital Universitario de Monterrey donde finalmente murió.

Con esto, García Abrego comenzó a traficar con mayor tranquilidad cocaína en Matamoros, Tamaulipas, con gustos muy excentricos, el capo del narco gustaba del beisból, la cerveza, el tequila, no le gustaban las fotografías y solamente mandaba ejecutar a sus contrarios en los días 17 de cada mes.

Además de esto, su mal carácter era muy famoso, en una ocasión Juan García Abrego (quien en ocasiones se presentaba como Juan Guerra), ordenó a sus sicarios mataran al exnovio de una de sus amantes porque seguía frecuentándola. La misma suerte tuvo el exnovio de una de sus hermanas por seguir buscándola aún cuando la relación había terminado.

El más desafortunado fue un técnico de aire acondicionado que instaló mal el equipo del capo, pues encontró la muerte a raíz de esto.

Su fortuna, al momento de su detención en enero de 1996, era de aproximadamente 500 millones de dólares, contando con negocios como líneas de autotransporte, una fábrica de acero y una planta empacadora de carne en Monterrey, entre otros.

Sus ranchos suman una extensión total de unas 24 mil hectáreas, y en ellos, además del ganado de registro, abundan los caballos de carreras -entre los que destaca su favorito: “El Tejano“, el cual tuvo varios corridos cantados por músicos regionales, y construcciones a todo lujo.

Esta fortuna se debía a que controlaba el 20 por ciento de cocaína que entraba a Estados Unidos.

La droga la pasaba por el este del territorio mexicano, llevándola hasta Texas, Nuevo México, California, Ohio, Illinois, Nueva York y Nueva Jersey, y la cual le llegaba desde Cali, Colombia, por lo que hace a la cocaína, y la marihuana que distribuía era sembrada en el país.

De complexión robusta y con una altura de 1.83 metros de estatura, García Abrego no terminó la secundaria.

En Texas fue detenido una vez en 1984 por robo de autos y liberado, según informó un diario norteamericano. De acuerdo con el testimonio de Oscar López Olivares, alias “El Profe“, que trabajó de piloto de García Abrego, dos ocasiones más fue capturado y liberado: cuando era subprocurador Javier Coello Trejo y entregó 200 millones de dólares y después cuando Mario Ruiz Massieu era Subprocurador General, entonces su libertad le costó 10 millones de dólares.

Sus colaboradores más cercanos Luis Medrano García, José Pérez de la Rosa, Adolfo de la Garza, Carlos Reséndez Bertolousi, Raúl Valladares del Angel y José Luis Sosa Mayorga fueron detenidos.

En Monterrey recibía en su casa a Raúl Salinas de Gortari, y Humberto, hermano de Juan, era distribuidor de la CONASUPO, de la cual Raúl era titular.

Uno de los mayores protectores del grupo delictivo fue el subdirector de la Policía Judicial Federal Guillermo González Calderoni, el policía más rico del mundo.

Era el año de 1983 y González Calderoni llegó a Matamoros, Tamaulipas, lo primero que hizo fue llegar a buscar a quién le podía presentar a Juan García Abrego, ya que planeaba impulsarlo al poder y al mismo tiempo, ganar dólares con esta acción.

Cada tres días se le pagaban entre 7 mil y 10 mil dólares por viaje de drogas que pasaba a los Estados Unidos.

De Matamoros se fue a Monterrey, y Calderoni siguió la relación con el grupo, de hecho, en el ochenta y nueve se detuvo a la banda de los narcosatánicos, quienes fueron relacionados con García Abrego y señalaron que González Calderoni los protegía en Monterrey.

Para cubrir apariencias, a finales de los ochentas, un grupo dirigido por González Calderoni cateó el domicilio ubicado en la calle Río Villagrán 700 de la Colonia del Valle, en San Pedro Garza García, la cual era propiedad del tío de García Abrego, Juan Nepomuceno Guerra Cárdenas. A ese lugar llegaron cuarenta elementos con cuatro camionetas Suburban camuflajeadas, unos cinco o seis Dart-K y otros dos o tres automóviles negros, los resultados fueron negativos.

Saúl Hernández, quien muriera al mismo tiempo que Tomás Morlet, era socio de García Abrego, de acuerdo a testigos, la muerte de éste fue para no pagarle una deuda que el capo tenía con él.

De acuerdo a “El Profe”, la droga con la que empezó a traficar Juan García Abrego a principios de los ochenta era propiedad del Ejército, de la Policía Judicial Federal y de la Dirección Federal de Seguridad, era droga que ellos decomisaban y se la mandaban a Juan García Abrego para pasarla a los Estados Unidos.

Esta marihuana la mandaban de Oaxaca a Tamaulipas, y el contacto para esto era el comandante Tomas Morlet, en ese entonces delegado de la Dirección Federal de Seguridad en Oaxaca.

Pero “El Cacho” no fue el único rival de García Abrego, también lo fue el exsargento segundo del Ejército Mexicano, Oliverio Chávez Araujo, pasó conocido como “El Zar de la Cocaína“, y uno de los principales distribuidores del Cártel de Medellín.

Chávez Araujo inició como vendedor de goma de opio en el municipio de Coyucán de Calatlán, en Guerrero, primero fue el ayudante de su tío, Hilario Guillén Araujo, quien era el dueño del rancho “Los Corrales“, donde sembraba, cultivaba y procesaba amapola, para extraer heroina y morfina.

Poco antes de la muerte de su tío, Chávez Araujo efectuó su primer viaje a Matamoros, Tamaulipas, con un cargamente de morfina, el cual le pagaron en 12 mil dólares.

Al morir su tío, y sin ataduras en Guerrero, Chávez viajó a Matamoros para relacionarse con los jefes del narcotráfico, entre esos estaba Juan García Abrego, y quien después trataría de matarlo.

En otro de sus viajes con heroína, buscó nuevos compradores, quienes resultaron ser madrinas de la Policía Judicial Federal y lo detuvieron con 200 gramos de heroína, un rifle calibre .22″ y una báscula, se le sentenció a ocho años de prisión por delitos contra la salud.

Desde el interior del penal de Matamoros, siguió realizando sus operaciones de narcotráfico, ayudado por varios reos, y según fuentes policiacas, también por algunos celadores del reclusorio.

Despues de cinco meses de sentencia, el seis de julio de 1987 logró escapar junto a un reo estadunidense, con la ayuda de un celador, su hermano y su esposa, pues esta pagó grandes cantidades de dólares a policias y celadores. Dos años y medio después de la fuga, el 29 de septiembre de 1989, fue nuevamente reaprehendido por agentes de la Policia Judicial Federal en el Aeropuerto de la Ciudad de México.

La protección policíaca a los narcos no es nueva, ya que en 1990,  el comisionado de la Policía Judicial Federal Antinarcóticos de San Nicolás de los Garza, Nuevo León, Emilio López Parra, y el director de Enlace y Concertación de la Dirección General de Investigación de Narcóticos, Luis Esteban García Villalón, recibían dinero en dólares del narcotraficante Juan García Abrego.

A García Villalón se le detuvo en poder de diversas cajas de cartón y un portatrajes, dentro de los cuales le fueron encontrados 2 millones 400 mil dólares, él reveló que el dinero lo recibía en Monterrey de manos del comandante Emilio López Parra y que con este dinero abrió varias cuentas de banco con diversos nombres.

El 14 de enero de 1996, al ser detenido García Abrego en un rancho en Villa Juárez, por haber sido entregado, presuntamente, por Carlos Reséndez Bertolucci, cerebro financiero del cártel, el capo lanzó una amenaza contra los tres abogados que habían defendido al cerebro financiero, Raquenel Villanueva Fraustro, Leopoldo del Real Ibañez y Agapito Garza Salinas, el primero en morir fue Polo del Real, en el restaurante Florián, frente a Cintermex, estaba platicando con Fernando Garza Guzmán, director de la Policía Judicial de Nuevo León.

También en 1996, el litigante Agapito Garza Salinas fue encontrado encajuelado en los límites de Saltillo y Monterrey.

García Abrego actualmente se encuentra recluido en una cárcel de Colorado, donde purga una condena de 11 cadenas perpetuas por delitos contra la salud.

En el 2009 fue cuando, finalmente, luego de varios intentos, fue ejecutada Raquenel Villanueva.

Mañana: La toma de poder del Golfo.

About these ads

One Comment

Dejar un comentario
  1. EL CHAPO / nov 20 2012 15:34

    ES EXCENTE EL TRAFICO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: